Aprendiendo del sabor de la vida

Author: 
Yvonne Goodson

Ser un extranjero y tratando de adaptarse a un nuevo país: diferentes personas, ritmo, comida ... buena comida. Luego, en la calle, empiezas a oír nuevas palabras; por ejemplo, "casera", "yapa" [una porción adicional y gratis que se agrega a las compras de comida y bebida en Bolivia], "yaaaaa" [una etiqueta humorística incluida después de un comentario sarcástico, usada para indicar que el orador estaba bromeando]; en el mercado, en el minibús, en la oficina de correos: rebájame [Darme un descuento.] ... choco [un rubio de piel clara], jailón [un miembro de la clase alta o alta sociedad]; Cuando comienzas a hacer amigos: cachas? [¿Entiendes?], Nega [no; No quiero eso.], Posi [sí; Quiero hacer eso.], Chaqui [resaca] ... o tal vez, incluso, cuando empiezas a trabajar o a ser voluntario. Y todo es parte del sabor o la chispa de la vida y la interacción en una nueva ciudad.

En consecuencia, investigas y tal vez tus amigos o a los que preguntas te dan diferentes definiciones; como por ejemplo, para decir malas palabras, para una pequeña risa; o tal vez sólo hay definiciones múltiples, dependiendo del contexto. Y a veces la gente entra en shock cuando te escucha usando estos modismos con tu acento extranjero. Pero, a medida que empiezas a comprenderlos, te vas integrando a este nuevo lugar y formas parte de este mundo a través del lenguaje.              

El autor Davis (1995) comenta sobre esto en el contexto del aprendizaje del inglés, pero se aplica a cualquier idioma: "Cuantas más actividades de lenguaje realicen los estudiantes más allá del aula, más confianza les dará en la comunicación en inglés. (...) En realidad, la enseñanza tiene que ver con el empoderamiento de los estudiantes, con la capacidad de tomar más control de su propio aprendizaje, dar a los estudiantes una lista de tareas de construcción del lenguaje hará que todo el proceso sea una experiencia cotidiana ".

Volviendo a las expresiones idiomáticas, se tiene el caso de: "¿Camote?" ... "¿Qué es" camote "? ... No es sólo el tubérculo anaranjadizo, súper sano, servido junto al famoso asado de cerdo llamado Lechón. Es tener un enamoramiento o fantasía de alguien. ¡Qué dulce! (juego de palabras no intencional), y divertido. También hay una alegría y un entusiasmo en el aprendizaje de estas nuevas expresiones: como escuchar "seño" por primera vez y luego hacer que tu compañero de trabajo explique que muchos niños con los que ella ha trabajado usan esa forma abreviada e incluso a veces llaman a los adultos cercanos "tía" o "tío", y luego comienzas a escuchar eso en tus andanzas diarias. Y finalmente, en una reunión amistosa, alguien de otro departamento o ciudad de Bolivia explica cómo a los Paceños les gusta usar los diminutivos: ahisitos (ahí), ahorita (ahora mismo), aquisitos [justo allí] ... y así sucesivamente.

Así, al igual que el baile, el centro de la ciudad y las delicias culinarias locales, el lenguaje es parte de cómo conocer tu camino alrededor de una nueva ciudad.

 

Referencia:

Davis, Randall 1995, “Using a Foreign Language Beyond the Classroom” in The Language Teacher, vol. 19, no. 5, pp. 52 -55, Japan Association for Language Teaching (Versión similar encontrada en [http://www.esl-lab.com/research/ways.htm], consultada el 10 de febrero del 2017)

Share this: 
Tags: 
Ser un extranjero / adaptarse a un nuevo país / nuevas palabras / lenguaje / aprendizaje del inglés / experiencia cotidiana / la enseñanza / delicias culinarias locales