Alasita, la fiesta donde tus sueños se vuelven realidad

Author: 
Alejandra Campos

Muchas veces soñamos con tener mucho dinero, nuevas cosas, nuevas propiedades, lograr metas de estudio, de trabajo, tener una pareja o un hijo, pero ¿te imaginas poder comprar todo lo que quieres en miniatura y tenerlo en la realidad?, pues esto ocurre en diferentes ciudades de Bolivia. Por ejemplo, en  La Paz la fiesta de la Alasita se celebra cada 24 de enero, en este día muchas personas acuden a las calles buscando diferentes objetos en miniatura que representan dinero, casas, carros, etc., deseando que, según la creencia, se vuelvan realidad en el transcurso del año con ayuda del Ekeko, el personaje principal de esta fiesta.

Según el sociólogo David Mendoza la palabra aymara Alasita significa “comprar o intercambiar”, se dice que en la época precolombina, cada solsticio de verano, las personas intercambiaban “illas” o representaciones en miniatura de diferentes objetos y símbolos de fertilidad como la illa del Ekeko, dios de la abundancia, personaje que en la actualidad tiene la apariencia de un hombre blanco de baja estatura y carga todas las miniaturas. Esta tradición continuó con algunas variaciones en el transcurso del tiempo.

En la actualidad, se dice que uno debe comprar lo que desea, al mediodía del 24 de enero, en ese momento centenares de personas caminan por las calles de toda la ciudad buscando infinidad de miniaturas rodeadas del peculiar olor del incienso, que en esta fiesta generalmente lo portan los “yatiris”(En aymara “yatiri” significa sabio), quienes son los especializados en realizar rituales dentro de las tradiciones indígenas; ellos son los encargados de “challar”, ritual que se realiza con incienso, alcohol y mixtura o flores, para pedir y agradecer a la “pachamama” o madre tierra y al Ekeko (dios indígena de la abundancia). Si bien esta es una tradición que tiene raíces indígenas, actualmente existe un sincretismo con la religión católica, ya que en muchas iglesias los sacerdotes también realizan “bendiciones” de las miniaturas, todo con el fin de que lo adquirido sea pronto realidad.

En las calles, se puede observar la venta de casas de distintos tamaños y colores, coches de diferentes modelos, canastas con víveres para la familia, pasajes de avión para quien quiere viajar, billetes bolivianos, de dólar y euros, títulos universitarios, certificados de matrimonio, de divorcio, todo lo que uno se puede imaginar, inclusive si estás buscando pareja, lo que debes comprar o recibir como regalo es un gallo o una gallina que varían en color y tamaño de acuerdo a sus diferentes significados.

Si paseas por la Feria de Alasita puedes encontrar todas las miniaturas, además de comida típica como el tradicional Plato Paceño, juegos y artesanías hechas por los mismos vendedores, quienes trabajan todo el año para luego vender sus productos durante aproximadamente quince días, que es el tiempo de duración de la feria, la cual es el punto de encuentro de niños, jóvenes y adultos que comparten entre amigos y familia.

Así que si te gustaría que tus deseos se hagan realidad y quieres ser parte de una fiesta ancestral, no dudes en venir a La Paz el 24 de enero y participar de la tradicional celebración de Alasita.

Share this: 
Tags: 
bolivia / La Paz la fiesta de la Alasita / Ekeko / palabra aymara / Alasita significa “comprar o intercambiar” / “pachamama” o madre tierra / Feria de Alasita