Cuidar el contacto en aula ELE

Author: 
Milka Peñaranda

La enseñanza de ELE (español como lengua Extranjera) en un aula  “uno a uno” es muy singular ya que las exigencias tanto del profesor como del estudiante varían según los objetivos y necesidades de cada estudiante, de ahí que organizar una clase de 3 a 4 horas no sea lo mismo que una clase de 45 minutos a 1 hora, ni una clase de un estudiante voluntario a una clase de un estudiante turista. Al estar con el estudiante cara a cara, día a día, es necesario inventar diferentes estrategias y actividades a fin de que no se pierda el interés de aprender ni de enseñar, e incluso no se caiga en la monotonía.

Según Linsay Clanfield  (formador de profesores y autor de materiales didácticos) una clase debe estar organizada en tres actividades primordiales: Primero; cabezas arriba que es el momento de la explicación de la gramática, vocabulario y/o instrucción en la cual los estudiantes deben estar atentos, escuchando y mirando la pantalla – pizarra. Segundo; cabezas abajo, esta actividad se refiere cuando se lee, escribe y escucha. Y tercero; cabezas juntas, es el momento de hablar y compartir entre estudiantes.

Las clases “uno a uno”, también, están compuestas con esta idea de cabezas arriba, cabezas abajo y juntas; claro que éstas se realizan siempre con el/la profesor/a. Si se relaciona estas tres actividades que propone  Linsay Clanfield con las cuatro competencias que se debe efectuar en cada clase, se obtendrá buenos resultados. Es decir, realizar estrategias para mejorar la comprensión escrita y auditiva y, por supuesto, la expresión oral  y escrita.

Por un lado; en una clase de “uno a uno” cabezas arriba, también, se puede entender como una actividad de comprensión auditiva y escrita ya que mediante el uso de pantallas en el aula, la profesora realiza diferentes estrategias para este momento; es decir, actividades audio-visuales, imágenes y/o escritos. Por ejemplo, una práctica para el reconocimiento de formas verbales que en una clase normal sería cabezas abajo, en este caso sería cabezas arriba y cabezas juntas con la interacción profesor/a – estudiante a su vez el uso de la pantalla. Así se mantiene al estudiante en contacto y en actividad, practicando comprensión auditiva - escrita  y producción oral.

Por otro lado, tener una actividad como comprensión de lectura o producción escrita es bueno, pero no por más de 15 minutos ya que se estaría mucho tiempo cabezas abajo, además de producirse un ambiente de espera que podría ser incómodo para la clase. Sin embargo, se puede combinar con una actividad cabezas juntas; por ejemplo, que se lea una estrofa, después realizar preguntas de comprensión o si hay alguna duda de vocabulario. Es bueno para mantener el contacto, de esta manera se practica comprensión lectora y producción oral.

Mantener una actividad de conversación toda una clase de una hora o más no es recomendable, porque estaríamos solo cabezas juntas además que es muy normal que el/la estudiante piense – “no me han enseñado nada”- , además que podría perderse el objetivo de una clase a una charla sin objetivo. Combinar una clase de conversación con una pequeña lectura en pantalla, usar una imagen o un video de 2 a 5 minutos y explicar vocabulario o cultura es importante para motivar al estudiante y dirigir la conversación, asimismo se está cabezas arriba y cabezas juntas.  

Finalmente, el tiempo de enseñanza – aprendizaje ELE en un aula “uno a uno” es mantener el contacto entre estudiante y profesor/a, es recomendable tratar de combinar cabezas arriba - cabezas juntas, cabezas abajo – cabezas juntas para mantener este contacto.

 

Share this: 
Tags: 
ELE / aprendizaje ELE / enseñanza ELE / clases ELE / actividades audio-visuales / formas verbales